Videos

Ver Videos
1 de diciembre de 2023

Canal 7

El Canal de Jacobacci

Hepatitis virales, infecciones prevenibles y tratables

2 minutos de lectura

En el marco del Día Mundial de las Hepatitis Virales, que se conmemora cada 28 de julio, desde el Ministerio de Salud se recuerda la importancia de la prevención y la detección temprana de personas no diagnosticadas. La Hepatitis «no puede esperar», puede prevenirse y puede tratarse.

La palabra hepatitis quiere decir inflamación del hígado, se puede producir por virus, consumo excesivo de alcohol; toxinas medicamentos y algunas enfermedades. Los tipos más comunes de hepatitis virales son las a, b y c.

Se estima que el 2% de la población argentina pudo haber estado en contacto con el virus b o c. Estas infecciones son prevenibles, su diagnóstico se puede realizar por un análisis y es gratuito en todos los hospitales de nuestro país. Es fundamental conocer precozmente el diagnóstico porque permite el control y seguimiento por un especialista y la necesidad de un tratamiento.

Vías de transmisión

La Hepatitis A se transmite por el contacto de alimentos u objetos contaminados con materia fecal. La Hepatitis B y C puede transmitirse por el contacto con la sangre al compartir elementos corto-punzantes, agujas, jeringas y a través de las relaciones sexuales. Además, la hepatitis B también puede transmitirse de madre infectada a su bebé durante el embarazo y parto. Por tal motivo, desde el área de Enfermedades Transmisibles de la cartera sanitaria provincial se remarca la importancia de realizarse el test en tu control de embarazo y vacunarte.

¡Existen vacunas!

La hepatitis A y la B pueden prevenirse por vacunas, disponibles en forma gratuita en todos los vacunatorios de nuestro país. Si bien no existe vacuna para la hepatitis C podés prevenirla adoptando medidas de cuidado tales como no compartir elementos corto punzantes con otras personas y usar preservativo en todas tus relaciones sexuales.

Tanto la hepatitis B como la hepatitis C generalmente son infecciones asintomáticas, y pueden evolucionar a formas crónicas causando enfermedades en el hígado como cirrosis o cáncer de hígado. Siendo la hepatitis C la principal causa de trasplante hepático en nuestro país.

Es importante que te hagas el análisis de hepatitis B y C , si:

● En tu control de salud solicítalo a tu médico.

● Tuviste relaciones sexuales sin preservativo.

● Vivís con alguna persona que tiene hepatitis b y /o c

● Tuviste o tenés alguna infección de transmisión sexual.

● Tenés VIH.

● Te haces o alguna vez te hiciste hemodiálisis

● Compartís agujas, jeringas o elementos contrapuntantes

● Recibiste donaciones de sangre o trasplantes antes de 1994

● Durante el control de embarazo, vos y tu pareja.

Foto: Gentileza